Plegaria (David Huerta)

Señor, salva este momento.

Nada tiene de pródigo o milagro

como no sea una sospecha

de inmortalidad, un aliento

de salvación. Se parece

a tantos otros momentos…

Pero está aquí entre nosotros

y crece como una luz amarilla

de sol y de encendidos limones

– y sabe a mar, a manos amadas,

huele a una calle de París

donde fuimos felices. Sálvalo

en la memoria o rescátalo

para la luz que declina

sobre esta página,

aunque apenas la toque.



Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s