La medicina y el tiempo (Michel Foucault)

Cuando se reflexiona sobre su pasado, la medicina, desde los últimos años del siglo XVIII, se define en una doble relación con el tiempo. Lo que en ella no es sino historia, es decir caída en el tiempo, señalaría teorías; en la confusión del saber, la “sistemática” en general formaría lo invariable a partir de lo cual, las variaciones de las teorías serían, a la vez, posibles en cada instante, e imposibles en la duración. Pero por otra parte, la historicidad de la medicina, lo que hace que su verdad se multiplique en el tiempo en el cual ésta se conserva, se encamina y tiende, sin llegar a ello, a concluirse, esta historicidad identificaría un no-sistema, es decir, otro invariable que se llama la clínica. Mientras haya una historia manifiesta y estéril de los sistemas, es decir, de lo que ocurre con el tiempo, la historia de la clínica contará aquello por lo cual la medicina a través del tiempo significa y mantiene su verdad. No está enteramente ni en el tiempo, ni fuera del tiempo, porque es el umbral y la llave de este reino en el cual se anudan el tiempo y la verdad.
(…) La anatomía de Bichat hace mucho más que dar un campo de aplicación objetiva a los métodos de análisis; hace del análisis un momento esencial del proceso patológico; lo realiza en el interior de la enfermendad, en la trama de su historia. Nada, en un sentido, está más alejado del nominalismo implícito del método clínico, al cual llevaba el análisis sino en las palabras, por lo menos en los segmentos de percepción siempre susceptibles de ser transcritos en un lenguaje; se trata ahora de un análisis comprometido que disocia la complejidad funcional en simplicidades anatómicas; libera los elementos que por haber sido aislados poor abstracción no son por ello menos reales y concretos; en el corazón, hace aparecer el pericardio, en el cerebro las aracnoides, en el aparato intestinal las mucosas. La anatomía no ha podido ser patológica en la medida en que lo patológico anatomiza espontáneamente. La enfermedad, autopsia en la noche del cuerpo, disección en lo vivo.

Imagen:La muerte de Bichat (1802)
rodeado por sus amigos, los doctores Esparron y Roux.
obra de Louis Hersent.

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s