Michel Serres: Correr [colar, fluir]

¿Qué decimos, en realidad, por ejemplo, cuando, atolondradamente, pretendemos que el tiempo corre? Con este verbo, describimos un flujo o un río cuyo fluido desciende, desde la fuente hasta la desembocadura, por un canal llamado, también atolondradamente, un cauce (coluloir: corredor), porque queremos que un flujo (eculement: escurrimiento) siga una canalización, un poco como el Sena, sabio y racional -cultivado desde hace milenios-, desciende, dócilmente, en el encajonamiento liso de sus riberas, corriendo bajo el puente Mirabeau; llega la noche, suena la hora, los días se van, yo permanezco. Por suerte la lengua tiene mejor memoria que los poetas.
¿De qué fuente desciende, en efecto este verbo correr (couler)? El latín colare no describe de ninguna manera el descenso laminar que conduciría desde Charenton, después de la confluencia del Marne, hacia y bajo el puente Mirabeau, toda el agua de París hacia el Rouen y La Mancha, sino un proceso más complicado de paso por un tamiz o de filtrado por un colador: en las noches ardientes del verano, los antiguos romanos refrescaban su vino haciéndolo pasar por un colum (couloir), término que deberíamos traducir, justamente, por colador (couloir), puesto que, ¡oh infancia campesina, una vez más!- esa misma palabra,en francés designaba entonces el embudo, con fondo de paño de tejido, por el que filtrabamos la leche recién ordeñada: tamiz sembrado de obstáculos, no canal de filtración.
Ciertas cosas atraviesan el colador, otras no: he aquí, no solamente el sentido del verbo correr (couler), sino también el de pasar, cuya unidad, en la marcha, se designa por el paso, cuando el avance se hace positivo, pero que, en el caso contrario, cuando no pasa, lo llamamos, no lejos de la negación, el paso de ne…pas. La unidad del tiempo que pasa debe desdoblarse en esta marcha que avanza y en esta inmovilidad congelada por algún obstáculo que detiene el progreso. Mientras que los doctos pretenden que la dialéctica mueve el tiempo de la historia, repiten con grandilocuencia que el tiempo pasa, declinando los dos elementos nominales surgidos del mismo verbo.

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

One Response to Michel Serres: Correr [colar, fluir]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s