El reloj de sol

Después de que la cultura sumeria se perdiera sin revelar sus conocimientos, los egipcios fueron los siguientes en dividir formalmente el día en partes equivalentes a nuestras horas. Construyeron obeliscos ya en 3500 aC. Sus sombras se desplazaban formando una especie de reloj de sol, permitiendo a los ciudadanos orientarse en base al mediodía. También descubrieron los días más largos y más cortos del año, cuando la sombra al mediodía era la más corta o más larga del año. Más tarde, los marcadores añadidos alrededor de la base del monumento, indicaban subdivisiones de tiempo. En la búsqueda de más precisión, los relojes de sol evolucionaron a partir de placas planas horizontales o verticales con formas que estaban más elaborados. Una de las versiones era el dial hemisférico, una depresión en forma de cuenco cortado en un bloque de piedra, llevando un gnomon vertical central (puntero), que describe con conjuntos de líneas, las horas para las diferentes estaciones del año.

imagen: reloj de sol (Germania ‘sonnenuhr’)

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s