Eliseo Diego: Testamento

Habiendo llegado al tiempo en que

la penumbra ya no me consuela más

y me apocan los presagios pequeños;

.

habiendo llegado a este tiempo;

.

y como las heces del café

abren de pronto ahora para mí

sus redondas bocas amargas;

.

habiendo llegado a este tiempo;

.

y perdida ya toda esperanza de

algún merecido ascenso, de

ver el manar sereno de la sombra;

.

y no poseyendo más que este tiempo;

.

no poseyendo más, en fin,

que mi memoria de las noches y

su vibrante delicadeza enorme;

.

no poseyendo más

entre cielo y tierra que

mi memoria, que este tiempo;

.

decido hacer mi testamento.

.

Es este:

les dejo

.

el tiempo, todo el tiempo.

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s