La Khôra ( χώρα): lo equívoco

sade

“El mito pone en juego una forma de lógica que podemos llamar, en contraste con la lógica de la no-contradicción de los filósofos, una lógica de lo ambiguo, delo equívoco, de la polaridad. ¿Cómo formular, incluso formalizar esas operaciones de báscula que invierten un término en su contrario, manteniéndolas a distancia desde otros puntos de vista? J.P. Vernant

Khôra nos sucede, como el nombre. Y cuando un nombre llega, dice inmediatamente más que el nombre, lo otro del nombre y lo otro sin más, de lo cual anuncia justamente la irrupción. Este anuncio no promete aún, no amenaza más. No promete ni amenaza a nadie. Permanece todavía extraño a la persona, nombrando sólo la inminencia -e incluso una inminencia extraña al mito-,el tiempo y la historia de cualquier promesa y de cualquier amenaza posibles.
Lo sabemos bien: lo que Platón designa bajo el nombre de khôra parece desafiar, en el Timeo esa “lógica de no contradicción de los filósofos” de la que habla Vernant, esa “lógica de la binaridad, del sí o no”. Pondría de manifiesto pues, quizás,esa “lógica distinta de la lógica del logos.
La khôra no es ni “sensible”, ni“inteligible”, pertenece a un “tercer género” Tampoco podemos decir de ella que no es ni esto ni aquello, o que es a la vez esto y aquello. No basta recordar que no nombra ni esto ni aquello o que dice tanto esto como aquello.La ambigüedad declarada por Timeo se manifiesta de otro modo: unas veces la khôra parece no ser ni esto ni aquello, otras veces a la vez esto y aquello. Pero esta alternativa entre la lógica de la exclusión y la de la participación -volveremos extensamente sobre esto- proviene tal vez de una apariencia provisoria y de las coacciones de la retórica, esto es, de alguna inaptitud para nombrar. La khôra parece extraña al orden del “paradigma”, ese modelo inteligible e inmutable. Y sin embargo,“invisible” y sin forma sensible, “participa” de lo inteligible de un modo muy dificultoso, en verdad aporética. Al menos, agrega Timeo, declarando esto no nos mentiremos, no nos diremos lo falso. La prudencia de esta fórmula negativa da que pensar. No mentir, no decir lo falso, ¿es necesariamente decir lo verdadero? ¿Y qué ocurre al respecto con el testimonio?
Recordemos aún esto, como aproximación preliminar: el discurso sobre la khôra tal como se presenta no procede del logos natural o legítimo sino más bien de un razonamiento híbrido, bastardo (logismô nothô),es decir corrompido. Se anuncia “como en un sueño” lo que puede tanto privarlo de lucidez como conferirle un poder de adivinación.
J.Derrida

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s