Los filósofos, la esfera y el conocimiento

filosofos1-1

“El mito pone en juego una forma de lógica que podemos llamar, en contraste con la lógica de la no-contradicción de los filósofos, una lógica de lo ambiguo, de lo equívoco, de la polaridad. ¿Cómo formular, incluso formalizar esas operaciones de báscula que invierten un término en su contrario, manteniéndolas a distancia desde otros puntos de vista? J.P. Vernant

Una enigmática escena en torno a una esfera se nos muestra en el famoso mosaico de la torre Annunziata, de Nápoles, así como en la que parece ser una copia de la villa Albani, ambas, reproducciones romanas de un original helénico perdido. ¿Quiénes son los sabios presentes en la misma? ¿La escena describe a los siete sabios de Atenas?, o bien, ¿representa un elenco de filósofos de la Academia platónica? Al fondo, es posible observar la Acrópolis, incluso el Partenón de Atenas. El conjunto de hombres discurre plácidamente a la sombra de un árbol, en un espacio propicio demarcado por tres columnas, tal vez una suerte de santuario rural. En el suelo, junto a una caja abierta que al parecer contiene papiros, una esfera dorada bordeada por franjas rojas destaca de su pedestal; dicha esfera es sin duda el centro de atención de los sabios presentes. En el caso de que la escena representase la antigua tradición de  hoi hepta sophoi, los siete sabios, que data del siglo VI A.C, la esfera celeste representaría, de acuerdo a Platón (República, 600, citando a Tales de Mileto), una de las virtudes del grupo: la invención de artefactos científicos, es decir, un símbolo de su sabiduría. A su vez, cada uno de los personajes daría cuenta de un aspecto de la sabiduría universal resumida en un aforismo. Por su parte, Konrad Geiser, encuentra en los personajes del mosaico a miembros de la Academia platónica, la cual, como se sabe, estaba situada exo teichous, es decirfuera de las murallas de la ciudad. El personaje de la izquierda correspondería al lector, Heráclides de Ponto,  conocido por su teoría del movimiento de los objetos celestes. La segunda figura sería la de Espeusipio, sobrino de Platón,  mientras que el propio Platón sería quien aparece apuntando a la esfera. Los restantes pensadores serían Eratóstenes, Eudoxio, Xenócrates y Aristóteles. Es en la propia República de Platón donde encontramos el simbolismo tanto mítico como cosmológico de la esfera celeste, entendida como una suerte de máquina detiempo (cuyo engranaje consistiría en un serie de ruedas girando al interior de ocho hemisferios concéntricos), controlada por las moiras, diosas de la fortuna que, con su acción sobre la misma, determinan las porciones de fortuna de cada ser humano.  En este sentido, serían las moiras las encargadas de manera obligada e inexcusable (ni siquiera los dioses pueden interferir) de determinar nuestro futuro. Tan sólo Helios, una deidad perteneciente a los titanes, e hijo de Hiperión, era el único capaz de influir sobre las moiras y dar vuelta atrás a los hilos del tiempo. De este modo, la personificación del sol en la mitología griega se convirtió en la única deidad a la que se podía implorar para alterar la fatalidad de nuestro destino (Apolo, por ejemplo, da en vano oráculos a los humanos con el fin de escapar a las penalidades de los ciclos celestiales). El tiempo en la antigua Grecia se convirtió así en la encarnación misma de la fatalidad, brotó con ello el tiempo de la tragedia.

Anuncios

About Carlos de Landa

ensayista y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s