Michel Serres: Correr [colar, fluir]

KRONOS Y AIÓN

¿Qué decimos, en realidad, por ejemplo, cuando, atolondradamente, pretendemos que el tiempo corre? Con este verbo, describimos un flujo o un río cuyo fluido desciende, desde la fuente hasta la desembocadura, por un canal llamado, también atolondradamente, un cauce (coluloir: corredor), porque queremos que un flujo (eculement: escurrimiento) siga una canalización, un poco como el Sena, sabio y racional -cultivado desde hace milenios-, desciende, dócilmente, en el encajonamiento liso de sus riberas, corriendo bajo el puente Mirabeau; llega la noche, suena la hora, los días se van, yo permanezco. Por suerte la lengua tiene mejor memoria que los poetas.
¿De qué fuente desciende, en efecto este verbo correr (couler)? El latín colare no describe de ninguna manera el descenso laminar que conduciría desde Charenton, después de la confluencia del Marne, hacia y bajo el puente Mirabeau, toda el agua de París hacia el Rouen y La Mancha, sino…

Ver la entrada original 196 palabras más

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s