Jean-Pierre Vernant: la memoria y el tiempo 3

AN ATTIC BLACK-FIGURED LEKYTHOS ATTRIBUTED TO THE ATHENA PAINTER, CIRCA 500-490 B.C.

El desarrollo de una mitología de Kronos al lado de ésta de Mnemosyne nos parece que corresponde por lo tanto a un período de dificultades y de inquietud tocante a la representación del tiempo. El tiempo es objeto de preocupaciones doctrinales y adopta la forma de un problema cuando un dominio de la  experiencia temporal se muestra incompatible con la concepción antigua del devenir cíclico que se aplica al conjunto de la realidad y regula al mismo tiempo los trabajos estacionales, la periodicidad de las fiestas, la sucesión de las generaciones: el tiempo cósmico, el tiempo religioso, el tiempo de los hombres. Esta crisis se produce en el mundo griego hacia el siglo VII a. C., en el momento en el que se expresa, con el nacimiento de la poesía lírica, una nueva imagen del hombre. El abandono del ideal heroico, el advenimiento de valores directamente ligados a la vida afectiva del individuo y sometidos a toda clase de vicisitudes de la existencia humana: placeres, emociones, amor, bondad, juventud, tienen por corolario una experiencia del tiempo que ya no encuadra con el modelo del devenir circular. En la concepción arcaica,  el acento estaba puesto sobre la sucesión de las generaciones humanas reemplazándose las unas a las otras mediante una circulación incesante entre los muertos y los vivos.: el tiempo de los hombres parecía entonces integrarse dentro de la organización cíclica del cosmos. Cuando el individuo se vuelve hacia su propia vida emocional y, entregado al momento presente, con lo que éste le proporciona de dicha y de dolor, coloca en el tiempo que pasa los valores a los cuales estará ligado de ahora en adelante, él mismo se siente arrastrado en un flujo móvil, cambiante, irreversible. Dominado por la fatalidad de la muerte que orienta todo el recorrido, el tiempo en el cual se desenvuelve su existencia aparece como una potencia de destrucción, que arruina irremediablemente todo lo que a sus ojos valora la vida. La toma de conciencia más clara, a través de la poesía lírica, de un tiempo humano que huye sin retorno a lo largo de una línea irreversible pone en entredicho la idea de un orden enteramente cíclico, de una renovación periódica y regular del universo.

Hi6crQhgGLi5xEtwu8XtBV7PDnA

 

imágenes: Lekithos ( λήκυθος) funerarios atenienses cerca 500-490 B.C Clepsidra (κλεψύδρα), relój de agua griego

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s