Enrique Florescano: el Popol Vuh, la memoria del pasado

29511474_1780043995349623_2114884653947597210_n

 

Al ocurrir la conquista española, los antiguos medios de comunicación mesoamericanos sufrieron alteraciones profundas, pero continuaron transmitiendo su mensaje esencial. En todas partes los antiguos pueblos y los recién fundados actualizaron sus mecanismos orales y visuales para recordar el pasado, adquirieron algunas de las técnicas europeas para registrar los hechos históricos e inventaron nuevas formas de conmemorar sus tradiciones y heredarlas a sus descendientes. Lo que más asombra de este proceso de sobrevivencia colectiva, es que estos pueblos continuaron almacenando y actualizando el mismo mensaje que habían aprendido en los albores de su civilización. Cuatro o cinco siglos después de la conquista, en los más remotos y contrastados lugares de Mesoamérica, los viajeros descubrieron en los descendientes de esas culturas una concepción semejante acerca de la creación del cosmos, y escucharon asombrados el conocido ciclo de enfrentamientos entre las potencias creativas y las destructivas que desembocaba en el triunfo del héroe civilizador sobre los temibles representantes de las potencias infernales. Este ciclo cósmico culminaba siempre en el nacimiento del dios del maíz y en la creación de los seres humanos, el tiempo y la civilización.

Como lo saben los lectores del Popol Vuh, la contienda que opone en el inframundo a Uno y Siete Junajpú contra Uno y Siete Muerte, se desenvuelve a través de una serie de estratagemas ideadas por estos últimos. A la postre, los Gemelos no son capaces de sortear los artificios que les tienden los señores de Xibalbá. La incapacidad de los Gemelos para enfrentar las malas artes de la gente de Xibalbá se resuelve en el sacrificio de ambos, en la decapitación de Uno Junajpú y la colocación de su cabeza en un árbol próximo a la cancha de juego, llamada Lugar del Sacrificio del Juego de Pelota. Por un acto milagroso, la calavera de Uno Junajpú impregna con su saliva la mano de una doncella de Xibalbá, y éste es el origen maravilloso de los Gemelos Divinos, la segunda pareja de mellizos.

El gran acto de la creación del cosmos y de una nueva humanidad se origina por una carencia. Desde las páginas iniciales del mito, los dioses creadores (el Hacedor. Dador de la Vida. Dador de la Luz, la Suprema Serpiente Emplumada) declaran que no hay quien los nombre ni quien los alabe y sustente.  Para colmar esa deficiencia, discurren crear un cosmos organizado, poblado por seres dedicados a sustentar y reverenciar a los dioses. Dijeron los dioses: “tenemos que hacer al que nos sustentará y nutrirá”, a “quien nos alabe”.

Los dioses ponen el mayor empeño en esta tarea, pero sus esfuerzos se paralizan por dos fracasos iniciales. Entonces llaman en su auxilio a Xpiyakok y Xmukane, divinidades que tienen el don de la clarividencia. Los sabios proponen hacer unos seres de madera, pero este intento también se malogra y termina con un diluvio devastador. Así, la primera parte del Popol Vuh concluye con el fracaso de la tercera creación y la aparición de unos personajes ostentosos que pretenden usurpar el lugar de los dioses.

Por participar de esta naturaleza mezclada, la actuación de Junajpú y Xbalanké es completamente distinta a la de los anteriores protagonistas del PopoI Vuh. y condiciona la participación de los otros actores que intervienen en la creación del cosmos. Los Gemelos Divinos, en lugar de combatir a las fuerzas creativas del cielo o de luchar con las germinales del inframundo. se esfuerzan por integrar ambas regiones en un nuevo orden. El triunfo de los Gemelos sobre los tres personajes que pretendían arrogarse los poderes de los dioses celestes, o contra las temibles nueve deidades que custodian los nueve pisos del inframundo, no aniquila esas regiones sagradas. Más bien, la victoria de los Gemelos simboliza el fin de las contradicciones que se habían suscitado en esos ámbitos cuando emergió la superficie terrestre. Su triunfo integra la nueva formación cósmica en un orden armonioso. A partir de ese momento, el inframundo. la superficie terrestre y el cielo, en lugar de combatir entre sí, unen sus fuerzas para infundirle estabilidad al cosmos.

Ai mismo tiempo que la acción de los Gemelos trabaja en la fundación de esta armonía, sus actos exaltan los valores que se desea regulen el orden social. Desde el nacimiento de los Gemelos Divinos, el relato va definiendo las relaciones sociales que deberían normar la célula familiar. En estos pasajes los ancestros ocupan el lugar privilegiado de la organización social y familiar, y los hombres el rango más alto. Las mujeres están reducidas al medio doméstico y subordinadas a los valores masculinos. El ideal social es patriarcal, jerárquico y autoritario. En el Popol Vuh la conducta y las acciones de los dioses son la fuente de las principales prescripciones sociales y normas éticas:

“Aquí recogeremos la declaración, la manifestación, la aclaración de lo que estaba escondido, de lo que fue iluminado por los Constructores, los Formadores, los Procreadores, los Engendradores; sus nombres: Maestro Mago del Alba, Maestro Mago del Día [Gran Cerdo del Alba], Gran Tapir del Alba, Dominadores, Poderosos del Cielo, Espíritus de los Lagos, Espíritus del Mar, Los de la Verde Jadeita, Los de la Verde Copa; así decíase. Rogábase con ellos, invocábase con ellos, a los llamados Abuela, Abuelo, Antiguo Secreto, Antigua Ocultadora, Guarda Secreto, Ocultadora, Abuela [que forma parte] de la Pareja [Mágica de Abuelos], Abuelo de la [misma] Pareja. Así está dicho en la historia Quiché todo lo que ellos dijeron, lo que ellos hicieron, en el alba de la vida, en el alba de la historia.

Pintaremos [lo que pasó] antes de la Palabra de Dios, antes del Cristianismo: lo reproduciremos porque no se tiene [ya más] la visión del Libro del Consejo, la visión del alba, de la llegada de ultramar, de nuestra [vida en la] sombra , la visión del alba de la vida, como se dice.”

Anuncios

About Carlos de Landa Acosta

ensayista, traductor y artista digital
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s