Michel Foucault: las sirenas

Gustave Doré - Les Océanides (Les Naiades de la mer)(1860)

Las sirenas son la forma inasequible y prohibida de la voz atrayente. Ellas no son más que canto. Simple estela plateada sobre el mar,  cresta de la ola, gruta abierta en los acantilados, playa de blancura inmaculada, ¿qué otra cosa pueden ser, en su ser mismo, sino la pura llamada, el grato vacío de la escucha, de la atención, de la invitación al descanso? . Su música es todo la contrario de un himno: ninguna presencia brilla en sus palabras inmortales; sólo la promesa de un canto futuro recorre su melodía. Y seducen no tanto por lo lo que dejan oir, cuanto por lo que brilla en la lejanía de sus palabras, el porvenir de lo que están diciendo. Su fascinación no nace de su canto actual, sino de lo que promete que será ese canto. Ahora bien, lo que las sirenas prometen cantar a Ulises, es el pasado de sus propias hazañas, transformadas para el futuro en poema:  “Conocemos las penalidades, todas las penalidades que los dioses en los campos de Tróade infligieron a los pueblos de Argos y de Troya”.

 

imagen: Gustave Doré – Les Océanides (Les Naiades de la mer) (1860)

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Constantino Cavafis: Ítaca

800px-Mosaïque_d'Ulysse_et_les_sirènes

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

 

versión: María González de León

imagen: Ulysse et les sirènes. Mosaïco del musée du Bardo – Tunes, Siglo segundo D.C.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Paolo Virno: déjá vu

russians_6

El déjá vu no representa un defecto ni una alteración cualitativa de la memoria, sino la desenfrenada ampliación de su potestad y sus dominios. En lugar de limitarse a guardar trazos del tiempo transcurrido, ella se aplica a la actualidad, al lábil “ahora”. El presente instantáneo toma la forma del recuerdo, es evocado al mismo tiempo que se cumple. ¿Qué otra cosa significa “acordarse del presente” si no es probar la irresistible sensación de haberlo ya vivido anteriormente? En cuanto objeto de la memoria, el”ahora” se disfraza de ya ocurrido, duplicándose por ende en un “entonces” imaginario, un ficticio otro-cuando. Entre el evento actual. considerado una mera réplica, y el fantasmal prototipo anterior, no subsiste una simple analogía, sino la más completa identidad. Presente y pseudo-pasado, poseyendo el mismo contenido perceptivo y emocional son indistinguibles. La consecuencia es inquietante: cada gesto y cada palabra que ahora hago o digo, parecen destinados a recorrer de nuevo, paso a paso, la parábola fijada entonces, sin que nada pueda ser omitido o modificado. “Se siente que se elige y se quiere, pero se elige algo impuesto y se quiere algo inevitable”: así escribe Henri Bergson en “El recuerdo del presente y el falso reconocimiento”.

imagen: Evgeny Mokhorev

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Adonis: El confín del cielo

bladerunner

Sueña que tira sus ojos en lo profundo
de la ciudad venidera. Sueña que danza en el abismo.
Sueña que desconoce tanto los días
que decoran las cosas
como los que las crean.

Sueña que se alza, que se desploma,
como la mar, que azuza los secretos,
comenzando su cielo en el confín del cielo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Mundo del Lenguaje: Denisa Comanescu

ilkka dark shadows

Viene un ser hacia ti
y lo formas de palabras
pero la cámara oscura del cerebro
te resulta extraña
como los pequeños demonios de la vida de un eremita.
A veces una aparición devastadora
brota entre las sílabas
como la polilla que anidó
en la herida de púrpura del soldado.

La guerra es real.
Noches en calma y la luna
pausas engañosas
instigadoras del crimen.
Las palabras menguan.
Al más frágil
y solitario lenguaje del mundo
he tratado de salvar hoy.
De la vena cortada del amor
señales en Morse:
gotean lentamente
lo lograré, más tarde.

Traducción de Joaquín Garrigós

imagen: Ilkka Uimonen

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Jean-Luc Godard – Dans le noir du temps (En la oscuridad de los tiempos)

Los últimos minutos de la juventud, del coraje, del pensamiento, de la memoria, del amor, del silencio, de la historia, del miedo, de lo eterno, del cine.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Iannis Xenakis: “Juncales” (1977)

¿Cuáles son las raíces que agarran, qué ramas crecen
en esta basura pétrea? Hijo del hombre,
no puedes saberlo ni imaginarlo, pues conoces sólo
un montón de imágenes rotas, donde el sol bate,
y el árbol muerto no da sombra, ni el grillo alivia,
ni hay rumor de agua en la piedra seca. Sólo
hay sombra bajo esta roca roja
(ven a la sombra de esta roca roja)
y te mostraré algo diferente
tanto de tu sombra por la mañana corriendo tras de ti
como de tu sombra por la tarde alargándose hacia ti.
Te mostraré el miedo en un puñado de polvo.

Si hubiera agua
en vez de roca
si hubiera roca
y también agua
y agua
un manantial
una poza entre la roca
si por lo menos se oyera el sonido del agua
no la cigarra
y la yerba seca cantando
sino el agua resonante sobre una roca
donde canta el zorzal ermitaño en los pinares
Drip drop drip drop drop drop drop
pero no hay agua.

 

T.S Eliot: La tierra baldía

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Philip Glass: Las Horas

Pasan las horas lentamente como un cortejo funeral / Llorarás. La hora en que lloras se irá también por tu mal / Y pasará tan velozmente como van todas las horas.

Guillaume Apollinaire

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

Giorgio Agamben: Del acontecimiento

burt glinn bajo manhattan 1951

La contemporaneidad se inscribe en el presente y lo marca, ante todo, como arcaico, y sólo quien percibe en lo más moderno y reciente los indicios y las marcas de lo arcaico puede ser contemporáneo. Arcaico significa: cercano al arké, es decir, al origen. Pero el origen no está situado sólo en un pasado cronológico, él es contemporáneo al devenir histórico y no cesa de actuar en éste, de la misma manera que el embrión sigue actuando en los tejidos del organismo maduro y el niño en la vida psíquica del adulto. La división y, al mismo tiempo, la cercanía, que definen la contemporaneidad tienen su fundamento en esta cercanía con el origen, que en ningún punto late con tanta fuerza como en el presente. Quien ha visto por primera vez, llegando al amanecer por mar, los rascacielos de Nueva York, rápidamente percibe esta facies arcaica del presente, esta proximidad con las ruinas cuyas imágenes atemporales del 11 de septiembre hicieron evidentes a todos

imagen: Burt Glinn: bajo manhattan 1951

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Muhammad al-Magut: Invierno

doisneau kisshotel de ville 50

Como lobos en una estación seca
Germinamos por todas partes
Amando la lluvia,
Adorando el otoño.
Un día incluso pensamos en mandar
Una carta de agradecimiento al cielo
Y en lugar de un sello
Pegarle
Una hoja de otoño.
Creíamos que las montañas se desvanecerían,
Los mares se desvanecerían,
Las civilizaciones se desvanecerían
Pero permanecería el amor.
De pronto nos separamos:
A ella le gustan los grandes sofás
Y a mí me gustan los grandes barcos,
A ella le gusta susurrar y suspirar en los cafés
Y a mí me gusta saltar y gritar en las calles.
A pesar de todo
Mis brazos se abren al universo
Esperándola.

Vesión de María Luisa Prieto
Imagen: Robert Doisenau
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario