Yannis Ritsos: Sonata

marville-ss-061

Déjame ir contigo
Qué luna esta noche…
Es buena esta luna, no se marcarán mis canas
La luna hará que mi pelo vuelva a ser dorado –no te darás cuenta
Déjame ir contigo

En noches bañadas por la luna
las sombras se engrandecen en mi casa
Manos invisibles corren las cortinas
Un dedo tenue escribe palabras olvidadas en el polvo que cubre el piano
No quiero oírlas… Cállate

Déjame ir contigo
Sólo un rato, hasta la valla de la fábrica de ladrillos
Hasta donde la calle se esconde tras la curva y aparece la ciudad de cemento, de aire
Blanqueada de cal lunar
Tan indiferente y etérea
Tan positiva que parece metafísica
Tanto, que finalmente puedes creer que existes y que no existes
que jamás has existido, que el tiempo y sus secuelas no han existido…
Déjame ir contigo

Nos vamos a sentar un rato sobre la acera, en la pequeña colina
y como nos llegue el soplo de esta brisa de primavera
puede que nos imaginemos volando
porque a menudo, incluso a estas alturas, el chasquido de mi falda
llega a mis oídos como el aletazo de dos alas potentes

 

versión: Dimitris Kyriakou

imagen: Charles Marville

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Jean-Pierre Vernant: la memoria y el tiempo 2

img011145252

No es preciso engañarse sobre el contenido de esta divinización de Kronos y sobre la nueva importancia prestada al tiempo en este tipo de Teogonía. Lo que está hieratizado es el tiempo que no envejece, el tiempo inmortal e imperecedero cantado en los poemas órficos bajo el nombre de Kronos ageraos.  Semejante a otra figura mítica, el río Océanos, que abarca dentro de su curso inagotable a todo el universo, Kronos tiene el aspecto de una serpiente enroscada sobre sí misma, de un  ciclo que rodeando y ligando el mundo hace del cosmos, a pesar de las apariencias de multiplicidades y de cambios una esfera única eterna. La imagen divinizada del tiempo tradiciona, pues, una aspiración hacia la unidad y la perenidad del Todo comparable a la que se expresa en un plan diferente, en la filosofía de Parménides y en su crítica del devenir. Bajo la forma divina, Kronos aparece, en tanto que principio de unidad y permanencia, como la negación radical del tiempo humano, cuya cualidad afectiva es, por el contrario, la de un poder de inestabilidad y destrucción que gobierna, así como proclamaba Parón, el olvido y la muerte.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Odiseo a Telémaco (Joseph Brodsky)

KRONOS Y AIÓN

Querido Telémaco,
la guerra de Troya
terminó; Olvidé el vencedor
pero han de ser los griegos, pues sólo ellos dejarían
tantos muertos lejos de su patria.
Mas el camino de vuelta a casa me ha sido muy largo.
Mientras allá perdíamos el tiempo, el viejo Poseidón,
así parece, extendía y alargaba el espacio.

No sé dónde estoy o qué lugar
puede ser éste. Parecería una isla cualquiera, sucia,
con arbustos, tumultos y grandes cerdos gruñendo.
Un jardín rebosante de maleza; una reina o alguien más. 
Hierbas e inmensas rocas… Telémaco, hijo mío!
cuando viajas duante tanto tiempo todas las islas
lucen iguales. Y la cabeza se aturde, contando las olas; y los ojos lloran, turbios de horizonte, y la carne del agua inunda los oídos.
Ya no recuerdo el final de la guerra;
incluso tu edad, ya no la recuerdo.

Hazte fuerte, Telémaco mío, crece.
Sólos los dioses saben si…

Ver la entrada original 58 palabras más

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Jean-Pierre Vernant: la memoria y el tiempo 1

8d20f1898b32352311f586eb672fab7c--uranus

Según Ferécides (Φερεκύδης), que pasaba por haber sido el maestro de Pitágoras, debido a que fue el primero en afirmar la inmortalidad del alma y formular la teoría de la reencarnación, el tiempo, Kronos, es divinizado y situado en el origen mismo del cosmos. De su semilla nacen los dos elementos antitéticos de los que está compuesto el universo. Como ser viviente y y noción abstracta, Kronos, juega, pues, en el nacimiento de las cosas el papel de un principio de unidad que transciende a todos los contrarios. Se vuelve a encontrar a Kronos en las teogonías órficas en las que asume una función análoga: monstruo polimórfo, engendra el huevo cósmico que abriéndose en dos da origen al cielo y a la tierra y hace brotar a Fanes, el primer nacido de los dioses, divinidad hermafrodita en la que desaparece la oposición del macho y la hembra.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

John William Waterhouse: Ulises y las sirenas 1891

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Michel Foucault: las sirenas

Gustave Doré - Les Océanides (Les Naiades de la mer)(1860)

Las sirenas son la forma inasequible y prohibida de la voz atrayente. Ellas no son más que canto. Simple estela plateada sobre el mar,  cresta de la ola, gruta abierta en los acantilados, playa de blancura inmaculada, ¿qué otra cosa pueden ser, en su ser mismo, sino la pura llamada, el grato vacío de la escucha, de la atención, de la invitación al descanso? . Su música es todo la contrario de un himno: ninguna presencia brilla en sus palabras inmortales; sólo la promesa de un canto futuro recorre su melodía. Y seducen no tanto por lo lo que dejan oir, cuanto por lo que brilla en la lejanía de sus palabras, el porvenir de lo que están diciendo. Su fascinación no nace de su canto actual, sino de lo que promete que será ese canto. Ahora bien, lo que las sirenas prometen cantar a Ulises, es el pasado de sus propias hazañas, transformadas para el futuro en poema:  “Conocemos las penalidades, todas las penalidades que los dioses en los campos de Tróade infligieron a los pueblos de Argos y de Troya”.

 

imagen: Gustave Doré – Les Océanides (Les Naiades de la mer) (1860)

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Constantino Cavafis: Ítaca

800px-Mosaïque_d'Ulysse_et_les_sirènes

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Ítaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.

Ítaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Ítacas.

 

versión: María González de León

imagen: Ulysse et les sirènes. Mosaïco del musée du Bardo – Tunes, Siglo segundo D.C.

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Paolo Virno: déjá vu

russians_6

El déjá vu no representa un defecto ni una alteración cualitativa de la memoria, sino la desenfrenada ampliación de su potestad y sus dominios. En lugar de limitarse a guardar trazos del tiempo transcurrido, ella se aplica a la actualidad, al lábil “ahora”. El presente instantáneo toma la forma del recuerdo, es evocado al mismo tiempo que se cumple. ¿Qué otra cosa significa “acordarse del presente” si no es probar la irresistible sensación de haberlo ya vivido anteriormente? En cuanto objeto de la memoria, el”ahora” se disfraza de ya ocurrido, duplicándose por ende en un “entonces” imaginario, un ficticio otro-cuando. Entre el evento actual. considerado una mera réplica, y el fantasmal prototipo anterior, no subsiste una simple analogía, sino la más completa identidad. Presente y pseudo-pasado, poseyendo el mismo contenido perceptivo y emocional son indistinguibles. La consecuencia es inquietante: cada gesto y cada palabra que ahora hago o digo, parecen destinados a recorrer de nuevo, paso a paso, la parábola fijada entonces, sin que nada pueda ser omitido o modificado. “Se siente que se elige y se quiere, pero se elige algo impuesto y se quiere algo inevitable”: así escribe Henri Bergson en “El recuerdo del presente y el falso reconocimiento”.

imagen: Evgeny Mokhorev

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Adonis: El confín del cielo

bladerunner

Sueña que tira sus ojos en lo profundo
de la ciudad venidera. Sueña que danza en el abismo.
Sueña que desconoce tanto los días
que decoran las cosas
como los que las crean.

Sueña que se alza, que se desploma,
como la mar, que azuza los secretos,
comenzando su cielo en el confín del cielo.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El Mundo del Lenguaje: Denisa Comanescu

ilkka dark shadows

Viene un ser hacia ti
y lo formas de palabras
pero la cámara oscura del cerebro
te resulta extraña
como los pequeños demonios de la vida de un eremita.
A veces una aparición devastadora
brota entre las sílabas
como la polilla que anidó
en la herida de púrpura del soldado.

La guerra es real.
Noches en calma y la luna
pausas engañosas
instigadoras del crimen.
Las palabras menguan.
Al más frágil
y solitario lenguaje del mundo
he tratado de salvar hoy.
De la vena cortada del amor
señales en Morse:
gotean lentamente
lo lograré, más tarde.

Traducción de Joaquín Garrigós

imagen: Ilkka Uimonen

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario